Velos vs mantillas

ORIGEN

El uso del velo ha ido cambiando al cabo de las épocas y según las religiones toma un sentido o otro. Antiguamente en la época de los romanos se usaba para proteger la pureza de la novia de las influencias externas y en las culturas de oriente (musulmanas) el velo ocultaba la cara de la novia al novio, quien después de la ceremonia lo levantaba, pudiendo ver por primera vez el rostro de su esposa .

En la actualidad se ha desvirtuado un poco su origen y se ha convertido en uno de los complementos más elegantes y sofisticados para conseguir un look perfecto. La elección del velo o la mantilla es clave para marcar la diferencia y realzar tu estilo.

El velo y mantilla deben estar siempre acordes con el estilo del vestido, teniendo también en cuenta otros elementos que ayudarán a la elección como el peinado, la forma de la cara y del cuerpo. Un velo largo, por ejemplo, estiliza la figura y un velo corto puede ser el accesorio ideal para destacar la parte superior del vestido de novia.

¿QUÉ DIFERENCIA HAY CON LAS MANTILLAS?

A diferencia de los velos se distingue por su textura en blondas, organa, chatilly. La mantilla es una de las piezas más elegante, tanto en textura (blonda, organa, chantilly…) como en diseño, porque la diferencia con el velo de novia es su bordado de encaje. Se puede colocar de mucha formas, sujeta al peinado, con una peineta, con una diadema o con broche. La longitud de la mantilla tiene que cubrir los hombros.

¿CÓMO DISTINGUIR LOS VELOS?

Se distinguen principalmente por los diferentes tejidos como el tul, organza, chantilly entre otros.  Por los adornos que pueden llevar como las perlas, bordados, o encajes pero sobre todo por la longitud.  La colocación del velo también es importante puede ir cubriendo el rostro de la novia o llevarlo sobre la espalda todo dependiendo de como sea tu vestido y escoger la mejor opción.

LOS DIFERENTES TIPOS DE VELOS

VELO CORTO

Es un velo de entre 55-65 centímetros de longitud (hasta casi tocar los hombros), perfecto para cubrir el rostro de la novia a su entrada a la iglesia.


VELO ELBOW

También conocido como el velo hasta el codo tiene longitud aproximada de 75-80 centímetros, siempre teniendo en cuenta la altura de la novia.

Este velo llega hasta el codo o hasta la cintura, y lo más habitual es llevarlo escondido del recogido, en caída por la espalda. Es una opción muy buena para vestidos cortos y para bodas civiles, ya que aporta un toque más informal.

 

VELO FRANCÉS

Es el velo francés o llamado también parisino es uno de los más elegante y femenino, es perfecto para conseguir un toque vintage inspirado en los años 50, y cubren el rostro hasta la barbilla. El material más usado es la red de tul, gasa o malla.

 

VELO TIPO CAPILLA

A diferencia del anterior velo, este puede llegar a los 200-250 cm y generalmente de la misma longitud que el vestido largo de novia. El velo capilla puede cubrir el rostro o colocarse prendido del peinado o sujeto con una diadema.

 

VELO TIPO VALS

El velo tipo vals es un velo largo, hasta la rodilla o hasta los tobillos. Es la mejor opción si no quieres un velo demasiado largo. Es un velo de una única capa.

Alicia García(http://www.aliciagarcia.com)
Fotógrafa professional en interiorismo, reportaje social y viajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *